EL BANCO DE ESPAÑA ANALIZARÁ LA EVOLUCIÓN DEL CRÉDITO AL CONSUMO

El Banco de España ha informado que analizará “con atención” en los próximos trimestres la evolución de la cartera de crédito al consumo de las entidades bancarias, un segmento que ha experimentado “dinamismo” por la presión de los márgenes financieros.

“Este es un segmento de negocio que suele tener una morosidad relativamente elevada y en el que las garantías juegan un papel menor, por lo que la evolución de esta cartera y su morosidad tendrán que analizarse con atención en los próximos trimestres”, indica la institución en su Informe de Estabilidad Financiera correspondiente a mayo.

En todo caso, según los datos de la institución, este tipo de crédito representa un 4,8% del total del crédito al sector privado residente.

Para el Banco de España, el hecho de que el margen financiero de las entidades bancarias se encuentre “bajo presión” las está llevando a buscar fuentes alternativas de recursos con “un mayor riesgo”, algo que explicaría “el dinamismo observado en el crédito al consumo”.

Según apunta, la reducción en la generación de rentas por parte de los bancos es compensada en parte por los menores costes financieros, si bien estos cada vez tienen menos capacidad para registrar reducciones adicionales, de forma que se produce un descenso en el margen de intereses.

Por otra parte, el Banco de España analiza en este informe el volumen de activos dudosos totales de las entidades de depósito, que experimentó una “significativa” reducción en 2017.

Concretamente, este volumen disminuyó un 21% el pasado año respecto al ejercicio anterior, hasta los 116.100 millones de euros, lo que llevó a que el porcentaje de activos dudosos sobre el total activo consolidado de las entidades se redujera del 4,1% en diciembre de 2016 al 3,3% un año después.

La ratio de morosidad total se redujo al cierre de 2017 hasta el 3,8%, frente al 4,8% del ejercicio anterior, al tiempo que la ratio de morosidad del crédito mostró un comportamiento similar, pasando del 5,6% en diciembre de 2016 al 4,4% en diciembre de 2017.

La entidad también ha advertido que el anonimato “que caracteriza a las transacciones realizadas con criptoactivos” hace que su uso sea “especialmente atractivo” para la realización de actividades “ilícitas e ilegales”.

Entre este tipo de actividades “ilícitas”, la institución gobernada por Luis María Linde incluye el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo, como indica en su Informe de Estabilidad Financiera correspondiente a mayo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *