El BCE podría extender el período para que los bancos presenten sus informes de autoevaluación

Fuentes del sector han señalado que el Banco Central Europeo (BCE) podría flexibilizar el plazo de entrega para que la banca de la zona euro complete cuestiones procedimentales relacionadas con las evaluaciones que realizan las propias entidades sobre la adecuación del capital interno (ICAAP) y de la liquidez interna (ILAAP). Esta entrega está fijada habitualmente para final del mes de abril.

El supervisor bancario europeo tiene en cuenta esta autoevaluación de los bancos a la hora de realizar el proceso de revisión y evaluación supervisora (SREP) de cada entidad para el siguiente ejercicio, a través del cual el BCE establece los requisitos prudenciales de capital mínimo, cuyo cumplimento habilita a la entidades al pago de dividendos.

En este sentido, fuentes financieras confirmaron que el BCE ha recomendado a las entidades que “en la medida de lo posible” empiecen a incorporar dentro del apartado del paquete de datos referido al capital el impacto estimado relacionado con la pandemia que pudiesen anticipar ‘ad futurum’, aunque subrayando el elevado nivel de incertidumbre actual al respecto, tal y como adelantaba el diario ‘El Confidencial’.

“No se está pidiendo de manera urgente un cambio de modelos ni remitir nuevos formularios con datos sobre el impacto exacto de la crisis del coronavirus“, indicaron, advirtiendo de que no sería realista hacer tales cálculos en este momento, mientras que supondría la obligación de destinar muchos recursos de personal.

En respuesta a la crisis provocada por la pandemia de Covid-19, el Consejo de Supervisión del BCE ha garantizado a la banca europea que actuará con “flexibilidad” a la hora de determinar que un préstamo es improbable que se pague (NPL) con el objetivo de permitir a los bancos beneficiarse por completo de las garantías y moratorias puestas en marcha por las autoridades públicas para atajar la actual emergencia.

Asimismo, el organismo ha autorizado a los bancos a usar parte de sus colchones de capital y liquidez.

El BCE ha calculado que el capital liberado por la posibilidad de operar por debajo del Pilar 2 alcanza los 120.000 millones de capital CET1, lo que permitirá a los bancos absorber pérdidas sin generar acciones regulatorias o conceder préstamos a hogares y empresas por un importe de hasta 1,8 billones de euros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *