En españa tienes que ahorrar por 32 años para poder adquirir una vivienda

Los españoles tendrían que ahorrar durante un promedio 32 años para conseguir el colchón necesario para comprar una vivienda, lo que actualmente equivale al 33% del valor de un inmueble. Así lo refleja un estudio de la web Kelisto.es que analiza el tipo de hipotecas que conceden los bancos y la capacidad de los consumidores para poder acceder a estos préstamos, teniendo en cuenta sus ingresos.
A día de hoy, un 42,8% de los compradores de vivienda necesita recurrir a una hipoteca para poder afrontar esta operación. Hasta el inicio de la crisis económica, era habitual que el consumidor consiguiera que el banco le dejara un 100% del valor de la casa que quería adquirir, o incluso un porcentaje superior. Sin embargo, con el inicio de la debacle económica, las entidades extremaron la prudencia y redujeron el ‘loan to value’ de sus préstamos: es decir, el porcentaje del valor de tasación de un inmueble que conceden al consumidor en forma de préstamo.

Actualmente, las hipotecas que comercializan las entidades ofrecen, de media, un 77% del valor de tasación de la vivienda, lo que obliga al consumidor a disponer de un importante colchón económico para poder afrontar la compra de una casa: el 23% restante para completar el valor de la casa que desea comprar, más de un 10% para pagar los gastos iniciales. En la práctica, esto se traduce en un importe medio de 53.189,14 euros.

“Teniendo en cuenta la realidad salarial del país, conseguir el colchón necesario para poder adquirir una vivienda se ha convertido en una tarea casi imposible, sobre todo si se afronta sin ningún tipo de ayuda. Así, tomando en consideración el salario más frecuente en nuestro país (16.490,8 euros) y el ratio promedio de ahorro (10% anual), un consumidor tendría que esperar 32 años para poder acceder a una hipoteca con la que comprar una casa.

Este plazo podría reducirse considerablemente si tuviera la posibilidad de aumentar su ratio de ahorro: 16 años si pudiera guardar el 20% de sus ingresos anuales y seis años si guardara el 50% de lo que gana al año, un esfuerzo difícilmente asumible por la gran mayoría de los consumidores”, explica Estefanía González, portavoz de Finanzas Personales de Kelisto.es.

Radiografía autonómica
El plazo durante el que habría que ahorrar para poder acceder a una vivienda varía notablemente de una comunidad autónoma a otra. Madrid, con 50 años de media, País Vasco 45 años y Baleares 44 años son las tres regiones en las que haría falta más tiempo para conseguir el dinero necesario. En el extremo contrario se sitúan Extremadura y Castilla-La Mancha, ambas con 20 años, y La Rioja con 21 años.

La radiografía autonómica demuestra que el esfuerzo que un ciudadano tiene que hacer para poder reunir el dinero necesario para comprar una vivienda es muy distinto en unas comunidades y en otras, lo que provoca fuertes desequilibrios. Por ejemplo, el sueldo más habitual en la Comunidad de Madrid (15.507,17 euros) es muy similar al registrado en Extremadura (15.503,63). En cambio, el precio medio del metro cuadrado de la primera (2.203,3 euros) casi triplica el registrado en la segunda (864,7).

Plan de Vivienda
El futuro Plan Estatal de Vivienda, para el periodo 2018-2021, contempla ayudas de hasta 10.800 euros para la compra de vivienda a los menores 35 años que, como máximo, ganen el triple del Indicador Público de Renta de Efectos Públicos (es decir, 22.365,42 euros). Este dinero servirá para afrontar los gastos iniciales que supone la compra de un inmueble y no podrá sobrepasar el 20% del valor de la casa que se desee adquirir.

“Según los cálculos de Kelisto.es, estas ayudas permitirían reducir de 32 a 26 años el plazo medio necesario para ahorrar el colchón inicial que se requiere para adquirir una vivienda, lo que supone un recorte de seis años (un 20,33% menos de plazo). Las regiones donde más se notaría el impacto de esta medida serían aquellas con un precio de medio de la vivienda más bajo (Extremadura y Castilla-La Mancha, con una reducción del plazo de entorno al 35%, mientras que en aquellas donde resulta más caro (Madrid y País Vasco) el efecto sería considerablemente menor (un 13% menos) 8” , detalla González.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *