La banca se olvida de los CoCos: la emisión de estos títulos se reduce en casi un tercio

Los bonos convertibles contingentes (CoCos) surgieron en el marco de una serie de instrumentos del sistema bancario que debían afianzar la estabilidad financiera tras la dura crisis surgida en 2007. Las turbulencias vividas a lo largo de este año, sin embargo, no sólo han puesto en entredicho esta labor estabilizadora, sino que han frenado en seco las emisiones, sobre todo en Europa.

De acuerdo con un informe de la agencia de calificación Moody’s, la emisión de nuevos CoCos en los nueve primeros meses del año fue de 58.700 millones de dólares a escala global, un descenso de prácticamente un tercio respecto a los 84.400 millones del mismo período de 2015.

La emisión fue particularmente débil en Europa, con la venta de apenas 21.400 millones de dólares en estos títulos, frente a los 40.000 millones de los nueve primeros meses de 2015.

Los CoCos son títulos híbridos con características de deuda (se paga un interés al inversor) y de capital. La principal característica de este tipo de emisiones es que pueden llegar a convertirse en acciones, si se dan determinadas condiciones incluidas en el folleto de emisión. En principio nacieron como un pilar fundamental del régimen normativo elaborado para fortalecer los niveles de capital de los bancos y evitar que los contribuyentes pagaran los rescates de la banca en nuevas crisis.

Sin embargo, aunque se supone que se crearon para aumentar la estabilidad financiera, la preocupación sobre ellos ha ayudado en ocasiones a avivar la volatilidad del mercado en febrero. Debido a sus características, el emisor puede decidir no pagar el cupón si está en apuros y sin necesidad de hacer un default, lo que convierte a los CoCos en unos títulos muy arriesgados.

De hecho, la propia Moody’s sugiere que el frenazo en las emisiones se debe precisamente al temor de los inversores a perder sus cupones. El miedo se hizo ya  patente a comienzos de año, y resurgieron en septiembre a raíz de las informaciones sobre la multa que deberá afrontar el alemán Deutsche Bank, de hasta 14.000 millones de dólares.

No obstante, en su informe la agencia de calificación aclara que no espera que la multa de la Justicia de EEUU ponga en peligro la capacidad de Deutsche Bank para hacer frente al pago de los cupones de sus bonos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *