No es sólo Deutsche Bank: los expertos advierten sobre los riesgos de la banca alemana

En los últimos meses, Deutsche Bank ha estado en el ojo del huracán ante los rumores del mercado de una ampliación de capital. Sin embargo, algunos expertos advierten de que no es sólo la entidad, sino que el sector bancario alemán en general se encuentra en una posición muy delicada debido a que el escenario de tipos bajos se combina con una alta competencia y unos costes laborales muy elevados.

“El Deutsche Bank todavía tiene mucho que hacer, pero el mercado alemán en su conjunto está bastante podrido”, señala Martin Wilhelm, fundador de IfK GmbH, que administra más de 600 millones de dólares en valores de renta fija en Kiel (Alemania) a la agencia Bloomberg. “Es muy difícil para los bancos ganar dinero aquí”.

El sector bancario en la mayor economía de Europa se asienta sobre una amplia base de depósitos que aumenta el dolor por los tipos de interés negativos, mientras que las leyes laborales estrictas inflan los costes y la alta competencia se come las ganancias. No es casualidad que la banca alemana sea una de las más críticas de las políticas puestas en marcha por el BCE para reactivar el crecimiento económico y la inflación. Esas políticas no están funcionando y pueden suponer un riesgo para la estabilidad financiera, ya que para los bancos es más difícil acumular capital, dice Hans-Walter Peters, presidente de la patronal alemana, la BdB.

“El mercado alemán está demasiado fragmentado”, reflexiona Lutz Roehmeyer, gerente de dinero de Landesbank Berlin Investment, accionista de Deutsche Bank. La “alta” cuota de mercado de los más de 1.400 bancos de ahorro y cooperativas del país ejerce presión sobre las ganancias de Commerzbank y Deutsche Bank, considera. Los bancos alemanes tienen “un legado de personal que genera muy pocos ingresos a un coste demasiado alto”, apunta además Wilhelm.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *